Dolores de riñón. Podemos prevenirlos?


Con dolores de riñón o cólicos nefríticos nos referimos a un dolor intenso en una de las zonas lumbares (raramente en las dos) que suele aparecer bruscamente y que puede producir además nauseas, vómitos, e inquietud en la persona que lo padece que la hace moverse continuamente intentando encontrar una posición que le alivie el dolor sin poder encontrarla.

Los dolores de riñón o cólicos nefríticos son producidos por el descenso por el conducto que une el riñón con la vejiga urinaria y que se llama uréter, de un cálculo o "piedra" que a duras penas puede pasar por dicho conducto provocando continuos espasmos en el uréter con el fin de arrastrarlo, lo que se provoca un dolor intenso.

Los cálculos renales o piedras son el resultado de la rotura del equilibrio en la orina entre las sales que puede transportar la orina y el punto en el cual precipitan esas sales y entonces se forman los cálculos o piedras. Estos dos requisitos opuestos deben de equilibrarse con la dieta adecuada al  clima y la actividad que se desarrolla. Por ejemplo en un clíma cálido y húmedo al transpirar más si no se aporta suficiente líquido la orina se concentra facilitando la formación de cálculos. Si se tiene un trabajo de gran esfuerzo físico también se precisa más líquido y todo ello dependiendo de la temperatura y humedad ambiente.

Los cálculos son de cuatro clases, fundamentalmente, de calcio, ácido úrico, estruvita y cisteina ; esto hace que existan unas medidas generales, que son las fundamentales y unas medidas específicas para la prevención de estos cálculos.

Las medidas generales, que valen para la prevención de los dolores de riñón para todos los tipos de cálculos o piedras del riñón son las siguientes:

En cuanto a la dieta,  cabe mencionar que desde las primeras manifestaciones de los  dolores de riñón o cólico nefrítico se requiere el cumplimiento de las siguientes  normas  generales:

Beber de 2 a 3 litros de líquido  a lo largo del día, con lo que conseguimos asegurarnos un nivel de orina durante el día importante y facilitamos que por arrastre o por disolución se puedan eliminar  las sustancias nocivas. Puede tomar infusiones y zumos de frutas, pero al menos la mitad debe ser agua, preferentemente baja en minerales. Leche, café y té negro, rojo o verde no son recomendables.

Restringir el consumo de sal a 6 gramos al día (una cucharadita), incluyendo aquella que se emplea al cocinar los alimentos. Se aconseja dejar de usar salero en la mesa y evitar productos ricos en sodio, como embutidos y conservas.
Reducir la cantidad de carne, huevo y pescado a una ración diaria de 120 a 150 gramos, ya que el exceso de proteínas estimula la formación de cálculos.
Limitar el consumo de azúcar común, mermelada, miel, productos de pastelería y dulces.
Evitar bebidas alcohólicas de cualquier tipo.

Entre las medidas generales para evitar los dolores de riñón también recordar que es conveniente ejercicio físico regular, evitar el estreñimiento.

Desde un punto de vista más específico para cada tipo de piedra o cálculo renal podemos decir que :

Oxalato de calcio
Cerca de la mitad de los cálculos en vías urinarias están formados por este elemento y las personas que padecen uno de estos cálculos tienen una alta probabilidad de sufrir otro en menos de diez años.

Se  suelen producir por beber poca agua, ingerir muchos alimentos ricos en calcio o herencia familiar.

Además de las medidas generales vistas anteriormente hay evitar el consumo de alimentos de alto contenido en oxalato como las espinacas, acelgas, endivias, la remolacha, el ruibarbo, las nueces, los cacahuetes.

Conviene aumentar los alimentos ricos en citratos como son el limón el kiwi, la grosella y la guayaba.

Aunque se debe moderar el consumo de calcio, no se debe eliminar por completo debido a que la supresión total de leche, yogur, queso, salmón, nabo y almendras aumenta el riesgo de padecer osteoporosis y disminuye el aporte de otros nutrientes útiles para el organismo, como fósforo.

Acido úrico

Los cálculos de ácido úrico comprenden del 5 al 10% de los cálculos renales y son más frecuentes en hombres que en mujeres.

Como el ácido úrico es el resultado del metabolismo de las proteinas, las medidas específicas van a ir encaminadas a reducir éstas mientras dure el proceso de dolor de riñón o cólico nefrítico recomendándose disminuir el consumo de carne, pescado, marisco, embutidos , quesos curados , grasas y alcohol.

Estruvita

Un cálculo de estruvita es más común en las mujeres. Por lo general, se forma después de una infección crónica del tracto urinario. Estos cálculos están compuestos, por lo general, de amoníaco. Constituyen más o menos el 15% de todos los casos

Las medidas más importantes, además de las medidas generales, es el control del médico de cabecera de las infecciones de orina ya que los cálculos de estruvita no suelen dar dolor de riñón sino que crecen por e interior del mismo y pueden alterar la función del mismo.

Cistina
Representa de 1 al 2% del total de los cálculos, y aparecen en la infancia como consecuencia de un trastorno hereditario llamado cistinuria. Se recomienda especficamente la limitación del consumo de pescado.

Finalmente recordar que existen algunos medicamentos específicos para evitar la formación de algunos tipos de cálculos de riñón o piedras que le puede prescribir su médico de cabecera