AFTAS BUCALES. ULCERAS EN LA BOCA


Las aftas bucales son pequeñas úlceras, en la mucosa de la boca,  de color blanco en el centro y con los bordes enrojecidos, quedando  muy bien delimitada la lesión. 

Las aftas bucales suelen tener una duración breve de una semana aproximadamente

Las aftas bucales  simples de mucosas son unas  lesiones muy  frecuentes, que en la mayoría de las ocasiones son banales y que se dan, habitualmente,  en personas sanas

Se dan en cualquier época de la vida pero fundamentalmente en la segunda década persistiendo hasta la edad adulta y va disminuyendo a medida que se avanza en la edad

Es muy frecuente, lo más normal, es que las padezcamos alguna vez en la vida.  Se da más en mujeres que en varones y en cuanto los factores de riesgo son 

Causas de las aftas bucales

pequeños traumatismos locales como mordeduras, también influye la herencia genética  y  los siguientes factores:

  • Una debilidad del sistema inmunitario (por ejemplo, por gripe o resfriado)
  • Cambios hormonales
  • Estrés
  • Falta de ciertas vitaminas y minerales en la alimentación, como vitamina B12 o folatos

 

Aftas Se dividen en tres clases:

1.- Las menores, de 1 cm de diámetro

2.- Las mayores, hasta 3 cms de diámetro

3.- Las herpetiformes, hasta 100 erosiones diminutas.

Las úlceras bucales a menudo desaparecen solas habitualmente en una semana.

Como medidas generales para las aftas se deben de tener en cuenta lo siguiente:

1.- Medidas higiénicas con cepillados de los dientes con cepillo blando

2.- La dieta debe de ser blanda sin utilización de alimentos que puedan tener ácidos ( limón, naranja, vinagre..) o alimentos salados.

 

Como tratamientos tópicos ( siempre con supervisión médica) existen distintos preparados como:

Geles con acido hialurónico que alivian las molestias y pueden acortar el tiempo de duración del afta bucal

Caramelos con anesésicos y corticoides

Soluciones de clorhexidina al 0.05% - al 2%

Ácido glicirretínico

Aloe vera

 

Formas de evitar las aftas:

Evitar el consumo excesivo de alimentos como los frutos secos y la frutas ácidas, especies, vinagre y alcohol y a su vez aportar en la alimentación vitaminas y minerales adecuados para el crecimiento sano de los tejidos.

Llevar una buena higiene dental

Evitar mordeduras y pequeños traumatismos bucales