TOS FERINA . PREGUNTAS Y SOLUCIONES

La tos ferina es una enfermedad infecciosa aguda, muy contagiosa, que afecta al aparato respiratorio  y cuyo síntoma principal y característico  es la tos, tan violenta, en ataques y continuidad de la misma que llega a dificultar la respiración.

Tos ferina . ¿Cómo se contagia?

La tos ferina se transmite por el aire, al toser una persona que padece la enfermedad expulsa muchísimas gotitas de saliva y mocos que continene la enfermedad y que se denominan gotas de Pflügge.

Muchos bebés que contraen la tosferina adquieren la infección de sus padres, hermanos mayores u otras personas que los cuidan, quienes a veces ni siquiera saben que tienen la enfermedad porque es mucho más leve en mayores.

Tos ferina. ¿Qué germen es el responsable?

 La produce una bacteria del género Bordetella, de las que hay al menos cinco subtipos, pero el más conocido es la Bordetella Pertussis.

Por ello a la tos ferina se le conoce también por " pertusis" o "tos convulsa".

¿En qué época del año es más frecuente?

Su principal época de actuación es en el invierno y en la primavera.

¿A quién afecta más?

La enfermedad afecta de forma más grave a los bebés. A los menores de un año y fundamentalmente, en los paises con vacunación, a los seis meses antes de esta edad.

La edad máxima de incidencia es entre los  2 y 5 años de edad.

 Pero en los países en los que se lleva a cabo la vacunación de la tos ferina, la enfermedad se da más en el primer año de vida, sobre todo en los niños no vacunados con la dosis inicial a los seis meses de edad, es decir los menores de seis meses, ya que las defensas de la madre por haber padecido la enfermedad no pasan a los bebé.

¿Cuando cominezan los síntomas ?

Desde que se está en contacto con la persona que tiene la infección hasta que comienzan los primeros síntomas     ( periodo de incubación) suele pasar entre 7  y  10 días habitualmente.

¿Cuales son los síntomas?

Primero existe un periodo llamado catarral que dura de una a dos semanas y que se llama así porque las personas presentan los mismos síntomas de un catarro normal, fiebre escasa o nula, lagrimeo, mucosidad nasal y tos leve que se va haciendo más intensa

Periodo de estado de la enfermedad que dura de 4 a 6 semanas donde la tos se va acentuando hasta llegar a la fase de tos paroxíntica.

Los accesos de tos también son conocidos con el nombre de quintas

Los accesos de tos pueden llegar a 10 o 20 al día que dificultan la respiración de los niños

Cuando los accesos de tos son más de 20 al día se describe como tos ferina grave

Los niños suelen presentar rostros congestionados y algo azules debido a la falta de oxígeno por la tos continua

Al terminar la crisis  de tos con sacudidas espiratorias,  aparece una inspiración profunda y ruidosa como un pitido, por un espasmo de las cuerdas vocales, lo que se llama "gallo", con ello comienza otra crisis de tos.

También es carácterístico el posicionamiento de la lengua hacia fuera de la boca con elevación de los bordes laterales con respecto al centro de la misma

Una vez terminadas las crisis el niño expulsa moco muy fluido o incluso vomita.

¿Cual es el pronóstico de la tos ferina?

Existen formas muy graves de la tos ferina como son las del lactante, así como las que presentan complicaciones respiratorias o neurológicas.

 

Prevención de la tos ferina

La vacunación es la forma más importante de prevenir la tos ferina y no solo eso si no que se padeciese años después los síntomas son más leves.

Vacuna de la tos ferina en embarazadas

El tipo de vacuna para las embarazadas es el TDaP

Las embarazadas se recomienda su vacunación para la tos ferina entre la 27 y  36 semanas de gestación ( según el CDC) siendo la tipo Tdap,  la indicada para su protección y la de su bebé.

Después de que reciba la inyección, su cuerpo creará anticuerpos protectores y es posible que pasará algunos de estos a su bebé antes del nacimiento según el Centro de Control y Prevención  de Enfermedades (CDC).

No obstante el hecho de que los padres no padezcan la enfermedad previene de que la pueda padecer el bebé

En general todas las peronas que se encuentren cerca de bebés deben de tener sus vacuna de tos ferina al día.

Tratamiento de la tos ferina

Habitualmente y si se coge al principio de la enfermedad evoluciona bien con antibióticos macrólidos como la eritromicina, aunque no son tan efectivos en casos avanzados de la enfermedad

También se recomienda un tratamiento preventivo con antibióticos para las personas con riesgo de tos ferina. Lo mismo es cierto para todas las personas del entorno inmediato del paciente, independientemente de su edad y de su estado de vacunación.