Sabañones. Como tratarlos y prevenirlos

Los sabañones son unas lesiones que se producen por el frío y la humedad y afecta a la piel de las zonas más distales de la circulación como los dedos de los pies, manos y orejas.

Se caracterizan por presentar enrojecimiento e inflamación y dentro de los síntomas que dan suelen dar picor y dolor.

Las lesiones se identifican fácilmente pues son rojo azuladas, desaparecen al presionarlas y se presentan frías al tacto. En los nódulos, además, pueden formarse ampollas o costras y, en casos más importantes, se pueden sufrir secuelas atróficas y deformidades.

Además del frío y de la humedad sobre la producción de los sabañones afecta mucho si las personas tienen disminución del flujo de sangre en estas zonas más distales. Las enfermedades reumáticas como la enfermedad de Raynaud afectan mucho a la circulación de la sangre en los dedos de las manos y de los pies.

SABAÑONES SÍNTOMAS.-

 Comienzan con una mancha rojiza algo hacia violeta en la que se puede notar picor y a veces sensación de hormigueo.

Si  se intensifican se hincha la zona afectada y entonces se puden formar pequeñas vesículas que suelen contener un líquido claro. En casos más extremos se rompen las vesículas y aparecen úlceras y entonces precisan de atención médica.

SABAÑONES TRATAMIENTO.-

Los masajes suaves y la aplicación de algo de calor favorecen que aumente la circulación sanguínea en la zona lo que facilita su desaparición y reparación de las lesiones de los sabañones.

Se pueden administrar analgésicos que la persona tome habitualmente para los dolores

No se deben de romper las ampollas en caso de que los sabañones lleguen a producirlas porque favorecen la aparición de infecciones.

Los sabañones suelen evolucionar espontáneamente a la curación en en cinco o diez días. Las zonas con úlceras llegan a tardar más tiempo además de poder dejar cicatrices.

SABAÑONES PREVENCIÓN.-

En personas que tengan mayor tendencia a formar sabañones o que el ambiente frío y húmedo lo favorezca ha de tenerse en cuenta que:

Es conveniente mantenerse abrigado, fundamentalmente las manos, pies, orejas y nariz con ropa de lana

Mantenerse lo más seco posible utilizando calzado adecuado que no permita la entrada de humedad hacia los pies

Aplicar masajes diarios en las zonas de pies y manos más propicias a la aparición de sabañones

No usar ropa apretada ni calzado apretado ya que entorpece la circulación de la sangre lo que facilita la aparición de los sabañones

 El humo del tabaco produce vasoconstricción (estrechamiento) de los capilares por lo que debe evitarse el consumo de tabaco así como todos aquellos ambientes donde se fume.