LA GRIPE

La gripe

Que es la gripe

La gripe es una infección producida por el virus influenza. Se trata de una infección estacional, que ocurre sobre todo a finales del otoño y principios del invierno y que afecta a todo el mundo (epidemia).

Como se transmite la gripe

La gripe es una infección muy contagiosa, transmitiéndose fácilmente de persona en persona a través de las gotitas de secretadas al hablar, toser o estornudar. También se transmite a través de objetos contaminados y contactos personales, como las manos, lo que es especialmente fácil en ambientes cerrados. Las personas afectadas contagian desde un día antes del comienzo de los síntomas y durante los siguientes siete días.

Los sintomas

Los síntomas típicos de la gripe, de comienzo brusco tras un periodo de incubación (periodo de tiempo que transcurre desde el contagio hasta la aparición de los síntomas) de uno a tres días, consisten en fiebre elevada, escalofríos, dolores musculares generalizados, dolor de cabeza,dolor de garganta, secreción nasal, tos seca, cansancio, falta de apetito y una sensación de gran malestar. Según la intensidad de los síntomas, puede obligar a guardar reposo en cama y con frecuencia es causa de baja laboral. Los síntomas suele durar varios días, aunque rara vez se prolongan más allá de una semana, excepto la tos que puede durar algo más.

Los ancianos , debido a los cambios que se producen en su sistema inmunologico ("defensas") y que con frecuencia presentan varias enfermedades crónicas a la vez, son más vulnerables a esta enfermedad y con frecuencia no presentan síntomas típicos, manifestándose en ellos la infección por una mayor somnolencia, febrícula (temperatura corporal menor de 38ºC), que no sabe decir que la causa, pero que come y bebe menos y responde peor a las preguntas.

Complicaciones con otros procesos

La gripe es una enfermedad que puede presentarse con síntomas de infección muy leve hasta llegar a ser una enfermedad severa que puede complicarse, sobre todo cuando afecta a pacientes crónicos o a personas ancianas.

Las complicaciones de la gripe pueden dividirse en dos grupos:

Complicaciones respiratorias y ORL (nariz, garganta y oido) de la gripe:

- Bronquitis aguda. Es la complicación más frecuente, observándose en un tercio de las personas con gripe.

- Neumonía vírica o primaria. Aparece en los primeros días de la enfermedad y puede producir un empeoramiento rápido del paciente, pudiendo llegar a ser una enfermedad muy grave con riesgo de muerte en aquellos casos de afectación extensa del pulmón

-Neumonía bacteriana o secundaria. Suele aparecer tras la mejoría de los síntomas gripales. en el que el paciente comienza de nuevo con fiebre alta, esputo purulento, observándose una consolidación lobar en la radiografía del torax ( pulmonía). Es la complicación más frecuente en ancianos y personas con enfermedades del corazón y del pulmón y que suelen responder bien al tratamiento con antibióticos adecuados.

-Exacerbación del asma. La gripe puede provocar la crisis de asma

-Exacerbación del EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica o bronquitis crónica)

-Otitis media aguda, sobre todo en niños menores de 4 años

-Sinusitis aguda

 

Complicaciones no respiratorias de la gripe:

- Insuficiencia cardiaca

- Miocarditis ( inflamación del musculo cardiaco)

- Encefalitis ( inflamación del cerebro)

- Sindrome de Reye ( afectación del hígado y del sistema nervioso)

- Descompensación de la diabetes

 

Cual es el tratamiento de la gripe

El tratamiento de la gripe es, fundamentalmente sintomático, es decir, según los sintomas que presenta la persona afectada. En general se usan analgésicos y antitérmicos, tipo paracetamol o salicilatos (ácido acetil salicílico, aspirina , AAS). Éstos últimos no deben de usarse en niños y jóvenes menores de 18 años de edad. porque puede desencadenar en sindrome de Reye, con afectación del hígado y sistema nervioso.

La tos suele desaparecer espontáneamente, por lo que no está indicado el tratamiento con los antitusígenos, salvo en aquellos casos en que sea muy molesta.

Otras medidas eficces son el reposo y la ingesta abundante de líquidos. El reposos en cama de las personas mayores debe de limitarse a lo estrictamente necesario, ya que tras este, el anciano puede presentar dificultad para caminar por la pérdida de masa muscular, favoreciendo las caidas y la posibilidad de fracturas y otras lesiones.

Los antibióticos no están indicados, excepto en los casos de que aparezcan complicaciones de origen bacteriano