Hipotiroidismo. Que hay que saber

 

El hipotiroidismo es una enfermedad muy común que consistente en que la glándula tiroides no produce suficiente cantidad de hormonas tiroidea.

Los síntomas suelen ser: cansancio, sequedad de piel, hipotensión, aumento de peso, pelo endeble, intolerancia al frío y apatía.

La glándula tiroidea es pequeña, pesa entre 15 y 30 gramos, tiene forma de mariposa y se localiza en la parte anterior del cuello, a los lados de la tráquea.

 

Las causas de hipotiroidismo suelen ser: 

Déficit o exceso de toma de yodo con los alimentos.

Inmunitarias.- Es la causa más común de hipotiroidismo, el sistema inmune ataca por error a la glándula tiroides, Las formas más comunes son la Tiroiditis de Hashimoto y la Tiroiditis atrófica.

Tiroiditis por infecciones virales

En el embarazo se puede dar una tioriditis postparto

Determinados medicamentos, como litio o amiodarona.
Anomalías congénitas (al nacer).
Terapias de radiación al cuello o al cerebro para tratar cánceres diferentes.
Yodo radiactivo usado para tratar una tiroides hiperactiva.
Extirpación quirúrgica de parte o de toda la glándula tiroidea.

Síndrome de Sheehan, una afección que puede ocurrir en una mujer que sangra profusamente durante el embarazo o el parto y causa destrucción de la hipófisis.
Tumor hipofisario o cirugía de la hipófisis.

 

Tiroides en mujeres

Produce dos hormonas que son la T4 (Tetrayodotiroxina) y la T3 (Triyodotiroxina) estas hormonas, principalmente la T3, que es la forma más activa de las hormonas tiroideas, son fundamentales  para la actividad diaria del ser humano ya que incrementan el desarrollo cerebral, el metabolismo de proteínas y carbohidratos,  incrementan el metabolismo basal y regulan en metabolismo de los huesos.

Estas hormonas son muy importantes en el desarrollo de los bebés, durante el embarazo, y fundamentalmente para el desarrollo de su sistema nerviosos central.

El tiroides es una glándula que sigue el ciclo circadiano, es decir, funciona más por la mañana que es cuando necesitamos más energía y menos por la noche.

El tiroides está controlado por otra glándula que tenemos en el cerebro que se llama hipófisis y esta hipófisis libera una hormona estimulante del tiroides cuyas siglas del inglés son TSH. Cuando el tiroides funciona mucho el nivel de TSH baja y cuando el tiroides funciona poco el TSH sube, digamos que la hipófisis regula el resultado final del trabajo del tiroides y si es poco lo estimula con la TSH y si es mucho deja de producir TSH.

A efectos prácticos en la actividad médica habitual si nos hacemos un análisis de sangre para ver como está la función tiroidea normalmente medirán o TSH sola, ya que es el parámetro más específico para el diagnóstico de hipotiroidismo, o TSH y T4L ( Tetrayodotironina fracción libre).

Cuando nos encontramos con resultados altos de TSH en un análisis de sangre por encima de 4 pero realmente cuando encontramos valores superiores a 6.5 podemos hablar de hipotiroidismo. Este hipotiroidismo puede ser clínico cuando da síntomas de cansancio, sequedad de piel, hipotensión, aumento de peso, pelo endeble, intolerancia al frío y apatía y encontramos los valores de T4L bajos o puede ser subclíco cuando a pesar de la TSH alta no encontramos síntomas y a veces encontramos la T4L en valores normales.

En cuanto los niveles de TSH recordar que para embarazadas o pacientes hipotiroideas que vayan a quedarse embarazadas reuiren una consideración especial y muy importante.

La causa más común que provoca el hipotiroidismo es el autoinmune. Es decir el organismo de repente reconoce como no propio a la glándula tiroidea y lo ataca hasta su destrucción por medio de las defensas que usamos habitualmente contra las amenazas externas.

Generalmente, en el hipotiroidismo establecido, además de la elevación de TSH, se produce un descenso de T4. El nivel de T3 con frecuencia se encuentra dentro de la normalidad. Puede acompañarse de una determinación de T4 y de anticuerpos antitiroideos si se desea conocer si la causa se debe a fenómenos de autoinmunidad.

Tratamiento del hipotiroidismo

El hipotiroidismo no se puede curar. Pero en casi todos los pacientes el hipotiroidismo se puede controlar por completo. Este se trata reemplazando la cantidad de hormona tiroidea que su tiroides ya no puede producir, para devolver su TSH y T4 a niveles normales. Es así como aún cuando su glándula tiroides no pueda funcionar normalmente, el reemplazo de T4 puede restaurar los niveles de hormona tiroidea en su organismo y las funciones de su cuerpo. Los comprimidos de levotiroxina sintética contienen hormona exactamente igual a la T4 que produce normalmente su glándula tiroides.