CARABELA PORTUGUESA. MEDUSA CARABELA PORTUGUESA

La famosa carabela portuguesa o Physalia physalis (nombre científico), que tiene apariencia de medusa pero que no lo es, está preocupando por su extensión más allá de las aguas oceánicas más cálidas, hasta las playas donde representan un peligro para los bañistas por el dolor intenso de sus picaduras.

¿QUÉ ES LA CARABELA PORTUGUESA ?

La carabela portuguesa se conoce también como fragata portuguesa, agua mala, botella azul o falsa medusa, medusa carabela, algunas personas llegan a llamarla calavera portuguesa quizás asociando la palabra carabela al dolor que produce.

La carabela portuguesa es en realidad un sinoforo, es decir, tiene apariencia de medusa, pero en realidad es la agrupación o colonia de un grupo de los llamados hidroides que son organismos acuáticos que colaboran entre ellos y parecen un solo organismo.

Los hidroides incluye las hidras, hidromedusas, y varios organismos marinos afines.

Estos hidrozoos se encuentran distribuidos a lo largo de los tentáculos que están sujetos a un flotador que permanece en la superficie del agua y que está lleno de dióxido de carbono (que es el responsable del color violeta azulado de esta estructura).

Dentro de la carabela portuguesa cada uno de estos hidroides tiene sus funciones y así tenemos:

Por un lado, se encuentra el neumatóforo, que es la parte que flota; es una bolsa de gas que le da el color azulado y aspecto de vela ya que va en la superficie del mar y hace que pueda navegar ayudada por las corrientes y los vientos. Suele medir, esta parte, de 15 cms (5.9 inch) a 30 cms. (11.8 inch).

Por otro lado, los gastrozoides, que se encargan de la digestión de la colonia

Los dactilozoides, que detectan y capturan a las presas; son los tentáculos que llegan a medir hasta 10 metros (393 inch) y es la parte donde se encuentran las capsulas urticantes, es decir, donde se encuentran las toxinas con las que paraliza a las presas o produce gran dolor en humanos.

Los gonozoides, que se ocupan de la reproducción.

DONDE VIVE LA CARABELA PORTUGUESA

La carabela portuguesa suele vivir en regiones oceánicas de aguas cálidas como son las zonas tropicales y subtropicales de diversos océanos como es el caso del Océano Pacífico, el Mar Índico y también en el Océano Atlántico.

En el Océano atlántico suele utilizar la corriente cálida del golfo de México que le favorece para obtener presas.

En la actualidad se está viendo que aprovechando las corrientes calidad está entrando en el Mar Mediterráneo donde, a veces, llegan a las playas produciendo alarma en los bañistas durante el verano.

PICADURA CARABELA PORTUGUESA

La carabela portuguesa presenta unos tentáculos largos de hasta diez metros (393 inch) que contiene las toxinas que utiliza para inmovilizar a sus víctimas.

La carabela portuguesa posee potente de toxinas, que pueden ser neurotóxicas y cardiotóxicas.

En el caso de los humanos lo primero que suele producir la picadura de la carabela portuguesa es que se presenta escozor y picor en la zona donde se inocula el veneno, si la zona es extensa puede llegar a producir dolor muy intenso con fiebre y vómitos.

Si alguna persona presenta alguna patología o alergia a los venenos puede llegar a ser mortal, aunque es lo más excepcional.

En resumen, los síntomas que puede llegar a desarrollar una picadura de carabela portuguesa son: Principalmente dolor intenso en la zona de la picadura, dolor abdominal, fiebre, vómitos, dolor de cabeza, dolores musculares y puede llegar a producir en algunos casos arritmias cardiacas dependiendo de que el paciente tenga alguna enfermedad previa o sea alérgico a las toxinas.

COMO TRATAR LAS PICADURAS DE LA CARABELA PORTUGUESA. PRIMEROS AUXILIOS

Lo primero a realizar es lavar la zona afectada por la picadura con agua de mar o suero fisiológico, si se dispone, no se debe usar agua dulce ya que hace que profundice más el veneno.

No se debe de frotar la zona ni con toalla
En segundo lugar, retirar con alguna pinza y si es posible con guantes, los restos de los tentáculos que se hayan quedado adheridos.

En tercer lugar, aplicar hielo para bajar el dolor, siempre teniendo en cuenta que debe ser con una bosa o un plástico intermedio entre la piel y el hielo, no solo para evitar la quemadura del frio sino para evitar el contacto del agua dulce con la piel afectada.

Aunque posteriormente se recomienda ducha de agua caliente sobre los 45ºC (113ºF) o la que pueda tolerar el paciente ya que parece que las toxinas al ser termolábiles se pueden desactivar por el calor.

El uso del vinagre y del alcohol parece que está contraindicado.
Es conveniente evitar la exposición de las picaduras al sol, así como evitar el rascado de las mismas

TRATAMIENTO MÉDICO DE LA PICADURA DE LA CARABELA PORTUGUESA

Una vez hemos acabado con la fase inicial de los primeros auxilios, suele ser conveniente derivar al paciente para una valoración y tratamiento por parte de los médicos que dispondrán de tratamiento médico adicional.

Los medicamentos adicionales con los que completar el tratamiento suelen ser:
Antihistamínicos ya inyectados ya por vía oral (por boca), según la intensidad de las picaduras

Corticoides también inyectable u orales en función de la intensidad o gravedad de las picaduras

Si se observase infección posterior de las picaduras, valorar el uso de antibióticos

En los casos graves puede ser necesario tratamiento de soporte vital avanzado y traslado en ambulancia medicalizada al hospital de referencia.